Marrakech

Después de 13 años desde la primera vez, regresé a Marrakech, un lugar mítico al que estoy muy apegado.

Encontré una Marrakech profundamente cambiada. Fuera de los muros de la medina, ha surgido una ciudad moderna, con ricos edificios residenciales, restaurantes, hoteles de lujo y clubes nocturnos de renombre internacional. Las calles anchas y los exuberantes jardines dan una sensación de aireado, fresco y cuidado. En la medina, en realidad, parece que poco ha cambiado. De hecho, las personas más humildes apenas logran ascender en la escala social y solo quienes pueden trabajar en las innumerables actividades relacionadas con el turismo logran llevar una vida un poco más fácil que quienes, todos los días, salen de casa para ganarse el día. Los artesanos siempre han sido una característica de esta ciudad y no es raro que los europeos ricos recurran a ellos para amueblar sus hogares con un toque exótico. A lo largo de los callejones de la ciudad y su zoco hirviente, te acompaña una intensa superposición de olores y colores. Especias de cocina, aceites corporales, pequeñas tiendas de comida para llevar, pastelerías, puestos de comida callejera, muebles de madera de cedro o olivo, marroquinería y curtidores, fantásticas joyas de inspiración bereber y falsamente antigua, reflejos de los mil colores de las lámparas de metal. Es como estar dentro de un caleidoscopio y hacerlo parte de él, ya que los turistas somos parte esencial de la población de estos callejones.

Antes de irme, pensé mucho en qué hacer con las fotos. Soy muy vago y mi cámara, aunque es cosa de fotógrafos aficionados (por lo tanto relativamente liviana) no me hace sentir muy cómodo llevándola de la mañana a la noche. Además con la cámara en la mano habría fotografiado más que visto y no habría sido una gran compañía para quienes me acompañaban a los que tenía muchas ganas de mostrar esos lugares que amo.

Así que me dije a mí mismo: solo usaré mi fiel Iphone 7 Plus.

Finalmente llegué a Marrakech, leí en alguna parte que es una de las ciudades más instaladas del mundo. A lo que me digo: he caído en el cliché y ya siento rechazo.

De hecho en Marruecos es prácticamente inevitable fotografiar clichés porque es una tierra increíblemente fotogénica. Asi que aqui esta. Algo de lo que típicamente se ve, que caracteriza a esta hermosa ciudad, y a quienes la habitan. Además de una pequeña incursión en el océano.

No existe ni remotamente la pretensión de brindar un guía, aquí faltan muchos de los principales atractivos y lugares de interés turístico. Pero mis manos y ojos, por alguna razón, se movieron por estas cosas aquí, de la A a la Z.

© Derechos de autor